ESTILO DE VIDA Y CÁNCER

Escrito por Dr. Jaume Tufet Opi el Jueves, 01 Noviembre 2012.

Activa la Salud. Información. Propuestas. Directorio. Dr. Jaume Tufet. Clínica Tufet. Medicina Estética. Barcelona
Dr. Jaume Tufet Opi



Especialidad: Medicina Estética

Centro: Clínica Tufet

Nº Colegiado: 080822179

 

La incidencia de cáncer va en aumento, podemos aproximar que en un año más de 10 millones de personas son diagnosticadas de esta enfermedad. Sólo el 10% pueden ser atribuidos a cáncer hereditario, el resto, un 90%, se originan en el medio ambiente y el estilo de vida.

Los factores que influyen en el estilo de vida incluyen el hábito de fumar, la dieta, el consumo de alcohol, infecciones, contaminantes ambientales, estrés psíquico, obesidad, sedentarismo y radiación solar.

En nuestro organismo se generan diariamente millones de células que potencialmente podrían constituir un cáncer, pero nuestro sistema inmunitario es capaz de destruirlas mediante unas células denominadas Natural Killer. Con un sistema inmunitario deficiente somos más vulnerables a la enfermedad tumoral.

Las células cancerosas necesitan poner en marcha mecanismos inflamatorios para asegurar su crecimiento. Mientras que en los procesos de cicatrización normal, el mecanismo de inflamación se para una vez se ha reparado el tejido, en el cáncer persiste indefinidamente y cuantas más sustancias inflamatorias en sangre persistan más agresivo es el tumor.

Aspectos que debemos tener en cuenta para adoptar un estilo de vida que nos proteja de contraer el cáncer:

  • Protegernos de los desequilibrios medio-ambientales
  • Reducir en nuestra alimentación el consumo de sustancias potencialmente cancerígenas y aumentar el consumo de alimentos protectores
  • Control de los mecanismos psicológicos que participan en la promoción del cáncer, control del estrés
  • Activar nuestro sistema inmunitario con la nutrición, ejercicio físico regular, emociones positivas y fomentando nuestras relaciones sociales.
  • Control del aumento del peso corporal, especialmente en mujeres postmenopausicas.

En las últimas décadas existen factores relacionados con la alimentación como la incorporación a nuestra dieta de grandes cantidades de azúcares y harinas refinadas, aceites vegetales como girasol y maíz, grasas hidrogenadas como las margarinas.

Cuando consumimos hidratos de carbono de alta carga glucémica (harinas y cereales refinados), se produce un aumento de glucosa en sangre, el organismo libera insulina pudiendo llevar a un hiperinsulinismo. La insulina se encarga de introducir esa glucosa en las células para ser metabolizada, pero además es estimulante del crecimiento celular y potencia los factores de inflamación estimulando el crecimiento de tumores malignos.

Otro factor importante en nuestra alimentación es el cambio producido en el engorde de animales. Cuando el animal se ha criado en establos sin pasto, produce grasa rica en Omega 6 y pobres en Omega 3, sus quesos carecen de CLA, con lo cual consumimos Omega 6, también las margarinas tiene Omega 6, que es una grasa promotora de inflamación.

Mención especial son los pesticidas utilizados en la producción agrícola y la fabricación de cosméticos. Las frutas menos contaminadas son: la naranja, pomelos, sandía, melón, ciruela, kiwi y arándanos. Las verduras son: el brócoli, la coliflor, la col, el tomate, la cebolla, la berenjena y el espárrago.

Evitar desodorantes que contengan y parabenos y ftalanos.

Evitar calentar en el microondas recipientes de plástico, usar vidrio o loza.

No cocinar con sartenes de teflón que estén ralladas por uso prolongado, usar utensilios con teflón liso o acero inoxidable.

Para los/las interesadas en existe una página interesante de visitar www.panna.org que ofrece alternativas.

ALIMENTOS Y NUTRIENTES QUE AYUDAN A COMBATIR EL CÁNCER

El Instituto Americano de Investigación del Cáncer estima que con una alimentación adecuada (5 raciones de fruta y verdura al día,- raciones, no platos-) podríamos reducir un 20% la incidencia de cáncer.

Son alimentos que contiene nutrientes con reconocida actividad anti-cáncer demostrada científicamente. El té verde, por sus compuestos fenólicos (las catequinas), especies como romero, perejil, tomillo, etc. y cúrcuma en particular. El licopeno, un potente antioxidante perteneciente a los carotenoides, se encuentra básicamente en el tomate, especialmente en la salsa de tomate cocinada con aceite de oliva virgen extra. Las verduras de la familia de las crucíferas como la coliflor, el brócoli, las coles de Bruselas, el repollo, los rabanitos. Los frutos rojos como la fresa, frambuesa, arándanos, moras, por su gran variedad de polifenoles. Los cítricos como la naranja, mandarina, pomelo y limón. La seta japonesa como maitake, shitake, en Japón se asocia un compuesto derivado de ellas para el tratamiento de cáncer de estómago junto a la quimioterapia, así como una gran variedad de algas comestibles como wakame, nori que se pueden incorporar a los guisos.

Omega 3 procedente del pescado: reduce el riesgo de padecer enfermedades crónicas, entre ellas, el cáncer. Por el contrario dietas ricas en Omega 6 (aceites vegetales como el de girasol y maíz o animales alimentados con estos productos) tiene más predisposición a las enfermedades inflamatorias como arteriosclerosis, Alzheimer, Diabetes, Enfermedades cardiovasculares, Obesidad, cáncer, etc.

 

Más información del centro: CLÍNICA TUFET

Artículo publicado en www.activalasalud.com


Si te ha gustado este post, puedes ayudar a otras personas compartiendolo en Redes Sociales.